Subió una foto de su hija y un comentario le salvó su vida

Una vez Tara Taylor publicó en Facebook un foto de su niña, Riley de 3 años de edad,. Ella le hizo un nuevo peinado y quería compartir su creación. Sin embargo, algunos amigos notaron un detalle en la imagen: el ojo izquierdo de la niña brillaba. Tara pensó que era un reflejo de la luz, pero los amigos la convencieron de que algo mal estaba mal.

Uno de los comentarios sobre la foto decía: “Mira, estoy segura de que no hay nada malo. Probablemente sólo la luz cayó de esa forma. Pero el ojo de Riley brilla tan extraño… ¿A lo mejor realmente vale la pena llevarla a un especialista?”

Al día siguiente, la madre llevó a su hija al oftalmólogo. Y a Riley se le diagnosticó la Enfermedad de Coats, una enfermedad poco común que puede conducir a la pérdida parcial o completa de la visión. Uno de los signos característicos de la enfermedad es el “brillo” de los ojos. Por cierto, si se observa tal brillo en las personas ciegas, puede ser un síntoma de cáncer.

El médico del hospital, donde tratan a la niña, comenta que es muy importante identificar la enfermedad tan pronto como sea posible. Cuando el niño se acerca a su madre y le dice: “Mami, no veo del ojo derecho,” ya es demasiado tarde. Debido a que Riley tiene tan sólo 3 años de edad, las perspectivas para curarse son muy buenas. La misma Tara no tiene ni idea de donde su hija adquirió este problema. Cerca del televisor, ella no se sienta. Riley se dedica a la gimnasia y perfectamente controla todos los ejercicios requeridos de coordinación!

¿Qué es la ictericia?
Con la ictericia los recién nacidos tienen un color amarillento de la piel, además de esclerótica (lo blanco de los ojos) y mucosas. El que haya ictericia significa que hay un aumento de bilirrubina en sangre (hiperbilirrubinemia) superior a 5mg/dl en sangre. En los recién nacidos es muy frecuente 60% a término y 85% pretérmino. En estos pacientes podemos encontrar dos tipos de ictericia: fisiológica y patológica.
Gracias al comentario, el padre llevó a su hija al médico ese mismo día. El médico le confirmó que efectivamente tenía ictericia. El padre de la historia está muy agradecido de aquel pediatra que le hizo un diagnóstico online.

POPULAR AHORA MISMO