Esta niña intentó suicidarse. después de un año su familia descubre que el motivo se ocultaba dentro de su casa

Micaela es una adolescente de 17 años nacida en argentina. Cuando ella tenía 16 años de edad, trato suicidarse. Toda su familia estaba muy preocupada por ella y se preguntaban cual sería la razón por la que Micaela había tomado esa decisión.

Pero Micaela nunca quiso hablar, prefirió guardar silencio y fue tachada como una joven “problemática”. La verdad se supo un año más tarde, cuando los maestros de su escuela por fin se dieron cuenta que algo andaba muy mal en casa de la jovencita.

Descubrieron que Micaela había sido abusada sexualmente desde que era una niña por su propio padre. El padre de Micaela empezó abusar de ella desde que tenía 4 años más o menos. Las cosas empezaron con algo tan inocente como un oso de peluche.

Mi papá tenía un gorila de peluche y yo tenía un osito. El decía que el gorila y el osito eran amantes y que él me iba a enseñar como teníamos que jugar. Mi osita se llamaba corazón y el gorila chicho. Para ese tiempo yo era aún muy pequeña, pero lo recuerdo “todo”, dice Micaela.

Durante doce años, sufrió a solas, estaba muy asustada y tenía mucho miedo y también sentía mucha vergüenza para contarlo. Micaela había dado algunas señales, pero al parecer ningún adulto se dio cuenta ni trató de ayudarla.

Una de esas señales parecía muy clara, pero seguía sin levantar ninguna sospecha, el hábito de hacerse cortes en su piel. Durante su adolescencia, la jovencita se provocaba heridas con una navaja de afeitar, estas heridas le dejaron algunas cicatrices. “Mientras me cortaba, gritaba: “te odio papá”, “acabaste con mi vida”, “la destruiste por completo” y como no podía hacerle daño, me lo hacía yo misma”, explicó la joven.

Pero cuando la verdad por fin salió a la luz, no todo estaba perdido, porque Micaela se sintió fuerte por primera vez en su vida. Se sintió libre por primera vez para poder hablar de lo sucedido y decidió que nunca más se quedaría callada. Ella hizo una pagina en Facebook donde ha compartido su historia y su proceso de superar el trauma. La página se llama “Por una infancia sin dolor”.

El sufrimiento de la niña se relató en las noticias a nivel mundial y ha servido para crear conciencia sobre el tema abuso infantil e incesto.

“Tengo sueños…Pienso en un futuro feliz, una familia unida, imagino como habría sido mi primer beso, el primer hombre de mi vida. Imagino como habría sido si hubiera sucedido con mi consentimiento; escribe Micaela en su página de Facebook. “No es el abuso sexual lo que más me duele papá, es tu traición. Todos los días yo lloraba por haberte perdido, para mi era como si te hubieras muerto. Te aprovechaste de la cosa más valiosa que yo tenía: “Mi inocencia”. Jugaste con mis sentimientos”.

Esta joven fue víctima del peor tipo de violencia que como personas podamos imaginar, sufrir abusos por parte de la persona que debe amarte y protegerte. Cuando la madre de Micaela descubrió lo que había sucedido en casa, se divorció del padre y e interpuso una demanda en su contra en el juzgado local. Sin embargo, él sigue libre y está tratando de desacreditar las declaraciones de la pequeña.

El sufrimiento de Micaela hubiera sido menor si alguien se hubiera dado cuenta del problema antes. “A veces pienso cómo habría sido mi vida si alguien hubiera creído en mí cuando tenía 4 años de edad. Pero, ¿Cómo iba alguien a creer en una niñita de apenas 4 años?” dice Micaela.

Nunca cierre los ojos con tus hijos. Si notas un comportamiento extraño, investiga y si es necesario…Denuncia!